Blog

Cinco propósitos para implementar RFID

Inforetail ha elaborado una lista con cinco áreas en las que poner el foco durante 2015 para implementar soluciones basadas en RFID (Identificación por Radio Frecuencia). Durante 2014 algunas empresas realizaron inversiones significativas en RFID para mejorar la experiencia de compra y optimizar procesos internos; en 2015, la tecnología RFID empezará a formar parte de la infraestructura de los comercios y empresas de otras áreas, al igual que el ERP, el CRM, herramientas E-Business y otras soluciones empresariales, afirman fuentes de la compañía.

Los cinco propósitos para desplegar la RFID son los siguientes:

Agilizar procesos en las empresas. En el caso de empresas comerciales, existen directores de tiendas que se quejan de que la RFID genera más trabajo al tener que monitorear el hardware nuevo, sustituir las baterías, etiquetar las prendas y atender los pedidos que provenían de la venta multicanal. Sin embargo, hay varias formas de que los minoristas puedan reducir la carga de trabajo, como trasladar al punto de fabricación y los centros de distribución las tareas logísticas como el etiquetado y la codificación; ofrecer servicios de monitoreo a dispositivos a distancia y en tiempo real; y, finalmente, incorporar la verificación de RFID en apoyo a tareas como la preparación de pedidos, el embalaje y los envíos. Se ha demostrado en algunas empresas que luego de implementar soluciones RFID, se logró reducir el tiempo de seguimiento de inventario diez veces, al mismo tiempo impulsar la precisión del inventario de 75% a más del 97%.

Educar a los trabajadores. La RFID repercute en casi todas las áreas de un negocio, por lo que es conveniente asignar una pequeña parte del presupuesto de implementación a educar a los trabajadores implicados. Un consejo asesor formado por finanzas, IT, operaciones, compras, producción, prevención de la pérdida y diseño facilitaría que todas las partes se sintieran partícipes del proyecto general.

Habilitar procesos de la cadena de suministro. Es poco realista creer que los envíos incorrectos de mercancía por parte de vendedores y tiendas puedan ser solventados en la trastienda, ya que las inexactitudes se inician mucho antes en la cadena de suministro, concretamente en la fabricación en origen y los centros de distribución. Una medida adecuada es automatizar procesos en el centro de distribución para asegurarse de que las tiendas reciben el inventario preciso en vez de realizar los ajustes más adelante.

Alinear el proyecto con los objetivos de negocio. La RFID es una tecnología con multitud de posibilidades, pero realizar demasiadas cosas a la vez puede diluir el impacto de un proyecto en particular, especialmente si es el primer proyecto RFID para la empresa. Por lo tanto, es recomendable restringir el alcance de su proyecto inicial a una iniciativa de alto impacto con resultados medibles. Enfocarse en un segmento específico es la clave, por ejemplo activos fijos o manejo de inventario y luego a otras áreas de la empresa.

Cumplir con las promesas a los clientes. Ya que cada vez más compradores están tomando decisiones de compra basadas en la conveniencia, tales como buscar y reservar artículos en una tienda cercana, por lo que algunos minoristas especializados utilizan la gestión de inventario RFID para garantizar la disponibilidad de un número selecto de artículos de reposición sabiendo que el comprador puede adquirir artículos complementarios al recoger el pedido en la tienda.